DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

Localización:

Madrid

Superficie:

120 m²

Programa:

Loft

Estado:

Mayo 2018

Equipo:

Nayra Iglesias Sánchez (Interiorista)

Olga Baruquer Aznar (colaboradora)

Marta Zavala de Diego (colaboradora)

Interiorismo de un loft para una vida urbana y cosmopolita en el centro de Madrid

Un espacio abierto y diáfano, para una vida contemporánea y urbana. Este ha sido el principal objetivo de In Out Studio, con la arquitecta e interiorista Nayra Iglesias a la cabeza, a la hora de rediseñar y decorar esta vivienda tipo loft ubicada en el centro de Madrid, en el afamado barrio de Salamanca.

Lejos de desentonar o desafinar entre sí, estos materiales lucen todos juntos en armonía para crear una atmósfera equilibrada, a la par que vibrante y delicada, que se ha rematado con una decoración ecléctica combinando muebles de diseño, algunas piezas vintage y otros elementos de look más industrial, que no por ello dejan de sumar en un ambiente predominantemente femenino y chic como el que el estudio ha planteado aquí y por el cual se le reconoce y caracteriza.

El apartamento se distribuye, básicamente, en cuatro estancias principales: cocina, salón-comedor, dormitorio y baño. Todas quedan abiertas y conectadas dada la ausencia de tabiquería interior para girar, de forma sucesiva, entorno a un patio de luces lleno de plantas, que –a modo de oasis perdido en mitad de la ciudad- aporta un toque verde y natural a la vivienda.

La cocina, de casi 20m2, ofrece el acceso principal a la vivienda y es la que primero recibe a las personas cuando entran en el hogar. Los principales elementos de ésta se han diseñado en paralelo con una amplia isla central como protagonista y tras la que se ha instalado un amplio módulo de almacenaje panelado de suelo hasta casi techo.

El amplio salón-comedor de casi 60m2 es el contiguo a la cocina y el que se abre en el centro de la casa como corazón principal de la misma. Cuenta con dos zonas diferenciadas.

Por un lado, el comedor con una mesa central inmensa en la que hacer vida social y recibir a familia y amigos y, por otro, la zona de estar o living, en la que relajarse de una forma más íntima e informal.

El living es el espacio con mayor carácter industrial de la casa en el que la interiorista y su equipo han introducido, no obstante, una paleta cromática basada en el color rosa palo, azul y mostaza con tejidos glam como el terciopelo. “Hemos pretendido”, añade, “ofrecer un lado más amable y delicado a la zona a través de una composición de diferentes elementos, que varían tanto en forma como en acabado y estética; así como la mezcla de metales en plata y dorado que se han añadido en detalles y elementos decorativos menores, pero que siguen evocándonos los salones más distinguidos”.

Los acabados de las paredes de todo el loft, salvo los núcleos de aseos, son paredes en las que se ha restacado el ladrillo antiguo y se ha mantenido su color natural mediante un tratamiento con un barniz mate que permite un muy buen mantenimiento.

Unas grandes luminarias con rieles en estilo factory, así como un espejo de gran formato, tallado en madera oscura y que nos recuerda a los más fieles dentro del estilo rococó, rematan la decoración de esta estancia antes de que, al fondo de la planta, se abra de forma discreta y privada el dormitorio con acceso directo al baño en suite de la casa.

Es en esta zona, en la de noche, en la que el trabajo de interiorismo y decoración realizado por In Out Studio adquiere, si cabe, su punto más creativo y atrevido.

El color verde y rosa se incorporan con acierto a través de la mezcla de patrones y estampados del tejido con el cual se ha revestido uno de sus paramentos principales, así como las texturas que se han incorporado a través de las cortinas y los cojines de la nueva colección La Garçonnière de Avellaneda, estampado Salvador, de Güell La Madrid.

En frente de la cama, se crea un acogedor rincón de lectura, compuesto por una delicada butaca Mid Century  y acompañada de una divertida lámpara de mesa en forma de flor.

Un cuadro al óleo de grandes dimensiones preside la estancia haciendo a su vez de gran cabecero y equilibrando, de nuevo, la fuerte apariencia que emerge del ladrillo visto de la otra pared. La iluminación aquí se deja en manos de una gran e imponente pieza suspendida en estilo Art Decó y a los lados se sitúa una femenina lámpara de vidrio artesanal.

La vivienda finaliza, en el extremo opuesto a la zona de entrada, con un baño al que se accede directamente desde el dormitorio. Aquí se apuesta por combinar elementos muy elegantes como las cortinas de terciopelo azul con otro que otorguen un carácter étnico con mucha personalidad.

Así se descubre una vivienda con arquitectura industrial pero cuyo interiorismo es sofisticado y femenino para una vida urbana y cosmopolita en el centro de Madrid.

TE RECOMENDAMOS